Cocina concepto abierto separada por cristalera del salón

En otros casos, se busca la comunicación entre la cocina y el salón-comedor, pero con cierta opción a cerrar el espacio cuando se desee. En este ejemplo, la solución ideal es una cristalera que queda estéticamente espectacular y permite el paso constante de la luz entre ambas estancias y, por otro lado, la comunicación a través de la puertas y la posibilidad de que se pueda establecer alguna ventana que se abra y aumente el contacto entre zonas.

El siguiente caso es realmente único ya que encontramos una cocina integrada en un estudio mediante una cristalera más minimalista que la anterior. En este caso, tiene ventilación propia mediante la ventana, pero a la vez se utiliza la luz de ésta gracias al aislamiento del cristal. Es una solución aparte de estéticamente bonita, práctica y diferente, por lo que no queríamos dejar de mostrarla.

Os mostramos otros dos últimos ejemplos que encontramos de separación por medio de azulejos en el suelo y tarima que distinguen cada una de las zonas. El segundo nos gusta especialmente por la originalidad de la disposición y la geometría de las baldosas, por no mencionar el alicatado “estilo metro” que tiene la minibarra. Compramos este diseño por completo.

Imágenes: El Mueble, IKEA, Shutterstock.